Todos tenemos un libro que nos cambia la vida. Un libro que cae en nuestras manos por «casualidad» y con el que comenzamos un camino de no retorno hacia nuestra esencia más intima.
Este es el mío. Mi compañero de viaje, mi espejo mágico en el que un día vi reflejada mi alma mi alma.
Es una obra para ser leida despacio, paso a paso, como quien pinta un cuadro.. Sólo que esta vez es tu propia vida la que aparecerá en el lienzo para convertirse en una obra maestra.
Voy a compartir el principio contigo. Ven ,siéntate a mi lado y comencemos a leerlo juntos…

UNA PALABRA LO CAMBIA TODO

 
Durante más de veinte siglos, las palabras contenidas en un texto sagrado han desconcertado, confundido y han sido malinterpretadas por casi todos los que las han leído. Muy pocas personas a través de la historia se han percatado de que las palabras son un acertijo, y una vez que resuelvas ese acertijo – una vez que descubras el misterio – un nuevo mundo aparecerá delante de tus ojos.
 
En La Magia, Rhonda Byrne revela al mundo este conocimiento capaz de cambiarte la vida. En una increíble jornada de 28 días te enseña cómo aplicar este conocimiento en tu vida cotidiana.
 
No importa quién seas, no importa dónde estés, no importan cuáles sean tus actuales circunstancias, ¡La Magia va a cambiarte la vida entera!i
 
“Por este medio adquirirás la gloria del mundo entero”.
 
LA TABLA DE ESMERALDA (circa 5.000–3.000 AC)
 
 
Dedicado a ti
 
Que La Magia abra un nuevo mundo para ti, y traiga gozo a toda tu existencia.
 
Esa es mi intención para ti y para el mundo.
 

Contenido

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Crees en la magia?

“Los que no creen en la magia nunca la encontrarán”.
 
Roald Dahl (1916–1990) AUTOR
 
¿Recuerdas cuando eras niño y mirabas la vida lleno de asombro y conmoción? La vida era mágica y emocionante, y hasta las cosas más pequeñas te excitaban. Te fascinaba la escarcha en la hierba, una mariposa revoloteando en el aire o cualquier hoja o piedra extraña en la tierra.
 
Te excitabas cuando se te caía un diente porque significaba que el ratoncito vendría esa noche, ¡y contabas los días para que llegara la mágica noche de Navidad! Aun cuando no tenías idea cómo se las arreglaba Papá Noel para llegarle a todos los niños del mundo la misma noche, de algún modo lo lograba y nunca te decepcionó.
 
Los ciervos volaban, había hadas en el jardín, las mascotas eran como personas, los juguetes tenían personalidad, los sueños se hacían realidad y uno podía tocar las estrellas. El corazón estaba lleno de alegría, la imaginación no conocía límites ¡y uno creía que la vida era mágica!
 
Había algo exquisito que muchos sentimos cuando niños de que todo era bueno, que cada día prometía más excitación y aventura y que nada podría nunca interrumpir la alegría que sentíamos porque todo era mágico. Pero de algún modo, al crecer y convertirnos en adultos las responsabilidades, los problemas y las dificultades comenzaron a marcarnos, nos desilusionamos, y la magia en la que una vez creímos cuando niños se fue borrando hasta desaparecer. Es una de las razones por las que, como adultos, nos encanta estar rodeados de niños, de manera que podamos vivir todo eso que una vez sentimos aunque sólo sea por un momento.
Pues, aquí estoy para decirte que la magia en la que creíste alguna vez es real, y que lo que es una falsedad es la perspectiva adulta llena de desilusión. La magia de la vida es real; tan real como tú. Es más, la vida puede ser mucho más maravillosa que lo que jamás imaginaste cuando niño y mucho más imponente, asombrosamente inspiradora y excitante que lo que has experimentado hasta ahora. Cuando sepas lo que tienes que hacer para producir esa magia, vas a vivir la vida de tus sueños. ¡Entonces te preguntarás cómo pudiste haber renunciado a creer en la magia de la vida!
 
Puede que no veas a los ciervos volar, pero sí verás las cosas que siempre quisiste que aparecieran ante tus ojos, y verás cómo las cosas que has soñado durante tanto tiempo se realizan súbitamente. Nunca sabrás con exactitud cómo se ha entrelazado todo para que tus sueños se realicen, porque la magia trabaja en el reino invisible… ¡y esa es la parte más excitante!
 
¿Estás listo para volver a vivir esa magia? ¿Estás listo para llenarte de asombro y maravillarte todos los días como cuando eras niño? ¡Prepárate para la magia!
 
Nuestra aventura comienza hace dos mil años, cuando el conocimiento para cambiar la vida yacía oculto en un texto sagrado…
 

Se revela un gran misterio

El siguiente pasaje viene del Evangelio de San Mateo en las Sagradas Escrituras y ha sido mistificado, confundido y malinterpretado por muchas personas a lo largo de los siglos.
 
“Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más. Pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado”.
 
Debes admitir que cuando leíste este pasaje te pareció injusto, pues parece decir que el rico se enriquecerá más y el pobre se empobrecerá más. Pero hay en este pasaje una acertijo que resolver, un misterio que descubrir, y cuando lo sepas, un nuevo mundo se abrirá para ti.
 
La respuesta al misterio que ha eludido a tantos durante siglos es una palabra oculta: gratitud.
 
“Porque a cualquiera que tiene gratitud, se le dará, y tendrá más. Pero al que no tiene gratitud aun, lo que tiene le será quitado”.
 
Mediante la revelación de una palabra oculta, un texto críptico se hace tan claro como el cristal. Dos mil años han transcurrido desde que esas palabras se pronunciaron, pero son tan ciertas hoy como lo fueron siempre: si no tomas tiempo para estar agradecido nunca tendrás más, y lo que tienes lo perderás. Y la promesa de la magia que ocurrirá mediante la gratitud está en estas palabras: si eres agradecido, se te dará más, ¡y tendrás en abundancia!
 
En el Corán la promesa de gratitud es igualmente enfática:
“Y (recuerda) cuando Dios proclamó: ‘Si eres agradecido te daré más. Pero si eres malagradecido, de cierto te digo que mi castigo es realmente severo’”.
 
No importa qué religión practiques, o si eres o no religioso, estas palabras de las Sagradas Escrituras y del Corán se aplican a ti y a tu vida. Describen una ley fundamental de la ciencia y del Universo.
 

Es la ley universal

 
La gratitud opera a través de una ley universal que gobierna toda la vida. Según la ley de atracción, que gobierna toda la energía de nuestro Universo, desde la formación del átomo hasta el movimiento de los planetas, “los semejantes se atraen mutuamente”. Es por la ley de atracción que las células de toda criatura viva se mantienen unidas, así como la sustancia de todo objeto material. En tu vida la ley opera en tus pensamientos y sentimientos, porque también son energía. De modo que cualquier cosa que pienses, cualquier cosa que sientas, estás atraído hacia ti mismo.
 
Si piensas “No me gusta mi trabajo”, “No tengo suficiente dinero”, “No encuentro mi pareja perfecta”, “No puedo pagar mis cuentas”, “Creo que me está cayendo algo”, “Él o ella no me aprecian”, “No me llevo bien con mis padres”, “Mi hijo es un problema”, “Mi vida es un desastre” o “Mi matrimonio tiene problemas”, entonces debes atraer más de esas experiencias.
 
Pero si piensas en aquellas cosas por las que estás agradecido, tales como “Me encanta mi trabajo”, “Mi familia me da mucho apoyo”, “Disfruté de las mejores vacaciones”, “Hoy me siento fenomenal”, “Recibí la mayor devolución de impuestos de toda mi vida” o “Pasé un fenomenal fin de semana de campamento con mi hijo” y te sientes sinceramente agradecido, la ley de atracción dice que deberás atraer más de esas cosas a tu vida. Eso funciona del mismo modo que el imán atrae el metal; tu gratitud es magnética, y mientras más gratitud sientas, mayor será la abundancia que atraigas. ¡Es una ley universal!
 
Seguramente has oído dichos como “Todo lo que sale de ti te regresa”, “Cosechas lo que siembras” y “Recibes lo que das”. Pues todos esos dichos describen la misma ley y también describen un principio del Universo que descubrió el gran científico Sir Isaac Newton.
 
Los descubrimientos científicos de Newton incluyen las leyes fundamentales del movimiento en el Universo, una de las cuales dice:
 
Cada acción tiene siempre una reacción opuesta e igual.
 
Cuando aplicas la idea de la gratitud a la ley de Newton, esto es lo que dice: cada acción de dar gracias siempre causa una reacción opuesta de recibir. Y lo que recibes siempre será igual al nivel de gratitud que has entregado. Esto quiere decir que el mero hecho de expresar gratitud desata la reacción de ¡recibir! Y mientras mayor sea la sinceridad y más profundamente sientas la gratitud (o sea, mientras más gratitud expreses) mayor será lo que recibas.
 

La hebra dorada de la gratitud

 
Miles y miles de años atrás, en la época de los más primitivos registros de la humanidad, se predicaba y practicaba el poder de la gratitud. De ahí fue pasando a través de los siglos, atravesando continentes e infiltrando cada civilización y cultura. Las principales religiones – el cristianismo, el islamismo, el judaísmo, el budismo, el sikh y el hinduismo – todas tienen la gratitud en su centro.
 
Mahoma dijo que la gratitud por la abundancia que uno ha recibido es la mejor seguridad para que la abundancia continúe.
 
Buda dijo que uno no tiene causa para nada excepto gratitud y gozo.
 
Lao Tsé dijo que si uno se regocija por la manera en que son las cosas, el mundo entero le pertenecerá.
 
Krisna dijo que aceptaba con gozo cualquier cosa que se le ofrecía.
 
El Rey David habló de darle gracias al mundo entero por cada cosa entre los cielos y la Tierra.
 
Y Jesús dio gracias antes de hacer cada milagro.
 
Desde los aborígenes australianos a los masais y zulúes africanos, desde los navajos, shawnee y chéroquis estadounidenses a los tahitianos, esquimales y maoríes, la práctica de la gratitud está profundamente arraigada en la mayoría de las tradiciones indígenas.
 
“Desde que te levantas por la mañana, da gracias por la luz matutina, por tu vida y fortaleza. Da gracias por tus alimentos y por la alegría de vivir. Si no encuentras una razón para dar gracias, la culpa es tuya”.
 
Tecumseh (1768–1813) LÍDER NATIVO SHAWNEE ESTADOUNIDENSE
 
La historia está llena de famosas figuras que practicaron la gratitud y cuyos logros los colocaron entre los más extraordinarios seres humanos que han vivido jamás: Gandhi, la Madre Teresa, Martin Luther King, Jr., el Dalai Lama, Leonardo Da Vinci, Platón, Shakespeare, Esopo, Blake, Emerson, Dickens, Proust, Descartes, Lincoln, Jung, Newton, Einstein y muchos, muchos más.
 
Los descubrimientos de Albert Einstein cambiaron la manera en que vemos el Universo y, cuando se le preguntó sobre sus monumentales logros, sólo habló de dar las gracias a los demás. ¡Una de las mentes más brillantes de todos los tiempos daba gracias a los demás más de cien veces al día por el trabajo que habían realizado!
 
¿Es motivo de asombro que tantos misterios de la vida hayan sido revelados a Albert Einstein? ¿Resulta acaso asombroso que Albert Einstein haya logrado algunos de los más importantes descubrimientos de la historia? Él practicó la gratitud cada día de su vida y, a cambio de ello, recibió abundancia en muchas formas.
 
Cuando a Isaac Newton se le preguntó cómo había logrado sus descubrimientos científicos, respondió que se había parado sobre los hombros de gigantes. Isaac Newton, quien en una reciente votación fue reconocido como el mayor contribuyente a la ciencia y a la humanidad, se sintió también agradecido por los hombres y mujeres que le precedieron.
 
Científicos, filósofos, inventores, descubridores y profetas que practicaron la gratitud cosecharon sus frutos y la mayoría estuvo consciente de su inherente poder. Sin embargo, el poder de la gratitud es aun hoy en día algo desconocido para la mayoría de las personas, porque para experimentar la magia de la gratitud, ¡hay que practicarla!
 

Mi descubrimiento

 
Mi historia personal es un perfecto ejemplo de lo que es la vida cuando una persona ignora la gratitud y lo que ocurre cuando incorpora la gratitud a su vida.
 
Si a mí se me hubiera preguntado seis años atrás si yo era una persona agradecida, habría respondido: “Sí, claro que soy una persona agradecida. Doy las gracias cuando me hacen un regalo, cuando alguien abre la puerta para que yo pase, o cuando alguien hace algo por mí”.
 
La verdad es que yo no era una persona agradecida en ningún sentido. No sabía lo que realmente significaba estar agradecida y el simple hecho de pronunciar la palabra gracias en raras ocasiones no me hacía una persona agradecida.
 
Mi vida sin gratitud tenía bastantes desafíos. Estaba endeudada y mi deuda crecía un poco más cada mes. Aunque trabajaba muy duro, mis finanzas nunca mejoraban. Intentaba mantenerme al día con la creciente deuda y con mis obligaciones pero vivía en un estado continuo de estrés. Mis relaciones oscilaban como un péndulo, de aceptables a desastrosas, porque nunca parecía contar con suficiente tiempo para cada persona.
 
Aunque estaba lo que podía considerarse “saludable”, me sentía exhausta al final del día y siempre recibí mi cuota de catarros y enfermedades que surgen en cada temporada. Tenía momentos felices cuando salía con amigos o cuando me iba de vacaciones, pero entonces me abrumaba la realidad de tener que trabajar más duro aún para poder pagar esos placeres.
 
No estaba viviendo. Estaba sobreviviendo – día a día y de un cheque al siguiente. No hacía más que resolver un problema y enseguida surgían otros.
 
Entonces ocurrió algo que cambiaría mi vida desde ese día en adelante. Descubrí un secreto acerca de la vida, y como resultado de ese descubrimiento, una de las cosas que comencé a hacer fue practicar la gratitud cada día. El resultado de esto fue que todo en mi vida cambió y, mientras más practicaba la gratitud, más milagrosos eran los resultados. Mi vida se hizo realmente mágica.
 
Por primera vez en mi vida me liberé de todas mis deudas y poco tiempo después contaba con todo el dinero que necesitaba para hacer lo que quería. Los problemas en mis relaciones, en el trabajo y de salud desaparecieron y, en lugar de enfrentar obstáculos diarios, mis días se llenaron de una cosa buena tras otra. Mi salud y mi energía mejoraron drásticamente y me sentía mejor que cuando tenía veintitantos años. Mis relaciones se hicieron mucho más significativas y disfruté más con mi familia y amigos en sólo unos meses que en todos los años anteriores.

Final del fragmento del eBook Kindle
 Puedes conseguir el libro pinchando en el siguiente enlace
La Magia (Secret)
 Fuente: La Magia RHONDA BYRNE
A través de Amazon
 
(0)